Siempre informados sobre las nuevas situaciones legales


Con la directriz de la UE 2002/91/UE y la versión 2010/317EU del 19 de mayo del 2010 revisada, los estados europeos fueron obligados a la regularización por Ley al cálculo energético mediante un certificado de eficiencia energética para inmuebles de nueva construcción así como inmuebles ya existentes.
Por ejemplo en Alemania se regula la emisión, uso, etc. del certificado energético mediante la “Ordenanza del ahorro energético” (EnEV).
Desde septiembre del 2006 también es obligatorio en España la entrega de este certificado junto a la licencia de obra de construcciones nuevas.
Mediante el real decreto (RD 235/2013) del 5 de abril del 2013 ahora esta normativa también afecta a inmuebles ya existentes, los cuales o están alquilados o van a ser vendidos.
La meta de esta directriz es la reducción de las emisiones de CO2, es decir los gases de efecto invernadero.

El certificado energético muestra mediante 7 escalas la eficiencia energética del edificio, comenzando con las clases energéticas desde la A hasta la G. En este sentido la clase energética A (verde oscuro) refleja la clase energética con las mejores propiedades, la clase G (rojo oscuro) las peores. El resultado se muestra mediante una placa, parecida a la de los electrodomésticos. 

A partir del 01 de junio del 2013 todos los vendedores o arrendadores de una propiedad están obligados a mostrar este certificado. Al contrario que comunicado por otros canales, esta obligación se tiene que cumplir antes de la firma del contrato o antes de ser pedida, es decir ya al anunciar la propiedad, tiene que darse a conocer la clase de eficiencia energética.

Por lo tanto la placa tiene que aparecer en las páginas webs de las inmobiliarias o en los anuncios en el periódico, para brindar a los interesados una ayuda para tomar la decisión adecuada.

Las propiedades que se vendan o se alquilen antes del 01 de junio del 2013 no están sujetas a esta normativa. Si se procede al incumplimiento de esta normativa, la ley de protección del consumidor, prevé unas multas que oscilan en caso leves hasta aprox. € 3.005.- y en casos graves hasta € aprox. 601.012.-. En una publicación del 13 de mayo del 2013 en el periódico “El Mundo”, las multas oscilan entre 300.- y 600.-Euro en casos leves, en infracciones medias entre 601.- y 1.000.- Euro y en infracciones graves hasta 6.000.- Euro.

A parte del año de construcción y de las normativas vigentes en ese momento, se tiene que especificar el modo y tipo de construcción. Esto se refiere por ejemplo a la construcción de muros y tejados, ventanas y sus aperturas, posibles puentes térmicos y a la orientación del edificio. Los datos averiguados dan el resultado de la transmitancia (valor U) de un componente, es decir de las propiedades térmicas y de aislamiento. Con estos datos se pueden calcular, cuánta energía se precisa  para calentar o enfriar una propiedad, en su caso cuánta energía se pierde por las propiedades deficientes de aislamiento. A parte de estos datos, también es importante comprobar las propiedades de estanqueidad (estanqueidad del aire) de la cubierta del edificio, esta sólo se puede medir mediante técnicas especiales (Test Blower-Door). A parte también se evalúan informaciones sobre instalaciones eléctricas como aparatos para calentar y enfriar para calcular su respectivo consumo. Los datos serán recopilados y comprobados en varias visitas a la propiedad. El otorgamiento de certificados sin haber visto la propiedad en situ está prohibido y también son sancionados con multas en gran parte elevadas.
Por favor, descárguense el listado de precios aquí 

La normativa afecta a todas las propiedades que tienen su uso como vivienda y que fueron construidas antes del año 2007, pero también afecta a edificios públicos como oficinas y locales.

Esta normativa no afecta a propiedades que tienen menos de 50 m2 de superficie habitable o que la duración del alquiler sea inferior a 4 meses al año.

Otras excepciones son por ejemplo instituciones religiosas, edificios históricos, talleres o instalaciones agrarias.

El otorgamiento de los certificados en España los pueden realizar exclusivamente arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros e ingenieros técnicos con conocimientos consolidados en los programas informáticos creados para este fin como son el CE3 y CE3X. Por el contrario, en Alemania, a parte de los grupos laborales ya mencionados anteriormente, estos certificados también pueden ser otorgados por maestros artesanos, técnicos oficiales del estado o técnicos examinados, así como por personas del sector de la venta de materiales de construcción o asesores especializados en energía.
La eficacia / el consumo energético por norma general es averiguado sin problemas, en la mayoría de los casos, por fichas técnicas del fabricante. Esto a veces es más complicado cuando se trata del cálculo de las construcciones antiguas (muros, tejados, etc.). Si no existieran datos precisos mediante planos, memoria de calidades, facturas u otros datos que demuestren el modo de construcción, el programa calculará las propiedades térmicas y de aislamiento en base a las características propias de la época de esa construcción. Debido a que este tipo de cálculo muchas veces da una peor valoración, se recomienda realizar un análisis mediante técnicas de medición y en su caso un análisis mediante una cata.
Si tampoco se dispone de planos de la propiedad, se deberá proceder a la medición de la superficie habitable y de la superficie de la fachada, directamente en la vivienda, para poder proporcionar estos datos.
Al contrario que en Alemania, en España en principio no hay ninguna. Incluso la peor clase de eficiencia energética G no deriva en sanciones u obligaciones de realizar un saneamiento energético. Pero se sospecha que en un futuro, las propiedades con una clase de eficiencia energética deficiente tendrán peores resultados a la hora de vender o alquilar la vivienda. Esto a su vez, puede derivar en un aumento en el ramo de la construcción en España, ya que para lograr una mejora energética de los edificios, se podría proceder a la instalación de nuevas ventanas o realizar mejoras en el sistema térmico y de aislamiento.
Pese a un retraso, España ha cumplido las especificaciones europeas referente a la implantación del certificado energético. Pero falta esperar, si las expectativas y las metas fijadas se van a cumplir. Por norma general, la fijación de un plazo de 3 meses no es alcanzable y no se podrá lograr. Con una oferta que seguramente supera las más de mil propiedades en páginas webs y anuncios en el periódico, la aplicación del Real Decreto no será posible en un periodo de tiempo tan corto. Será interesante observar, si las ofertas inmobiliarias a partir del 01 de junio 2013 estarán señalizadas con una placa energética, o si los anunciantes retirarán estas propiedades hasta recibir dicho certificado.
Finalmente, habría que hacer hincapié en los posibles riesgos que pudieran surgir en un futuro próximo. Es de esperar que en los próximos años se realizarán muchos saneamientos energéticos. El saneamiento energético de construcciones antiguas es una modalidad poco usual en Mallorca, con muy pocos profesionales especializados en la física de construcción. Lo que sucede también, es que la construcción tradicional en Mallorca no goza de los conocimientos en el área de sistemas térmicos y de aislamientos y tampoco de aislamientos interiores ya que hasta el momento no eran necesarios debido al clima cálido, al contrario que en Alemania.